Saltar al contenido

Secadoras bajo consumo

No te gusta que la ropa se quede húmeda en los días de lluvia y que luego huela mal? o quizás no tienes sitio para tenderla y tienes que hacerlo dentro de casa? no te preocupes, tenemos la mejor selección de secadoras con un bajo consumo eléctrico.

Mejores secadoras de 2018

¿Por qué comprar una secadora de bajo consumo en esta web?

Porque nosotros no te vamos a engañar, queremos que puedas llegar a ahorrarte hasta un 50% en la próxima factura de luz y es por eso que te vamos a explicar los motivos que nosotros creemos son muy importantes a la hora de decidirte por este electrodoméstico.

Para empezar si es Invierno y además llueve debes saber que es muy difícil que la ropa se seque en el exterior, pudiendo durar el proceso todo el día o incluso extenderse más allá para que al final el resultado no sea el esperado, entre otras por el olor a humedad que se impregna en las prendas.

Otra razón es que no tengas terraza o lugar exterior donde tender la ropa, y meterla dentro de casa no es una opción porque además llenas de humedad el hogar y te quitas espacio, no está de más recordar que el agua de la ropa no desaparece porque si,  el vapor que produce al secarse sigue ahí, por lo que poner un tendedero de interior no es una opción factible y mucho menos saludable, sobretodo si tienes niños pequeños o personas mayores en casa.

Eres de los que necesitas tener tu ropa en perfecto estado para ir a trabajar o para que el niño tenga su uniforme disponible, ya sabes que muchas veces en el trabajo te echan la bronca si no llevas la ropa en perfecto estado.

Una última razón podría ser que vivís mucha gente en casa y las cuerdas de tender no dan para más, por lo que la opción factible para no discutir con nadie y no tener problemas con el abastecimiento de ropa limpia es hacerte con una secadora de bajo consumo.

Tipos de secadoras

Debido al gran auge que tiene este electrodoméstico en los últimos años han ido saliendo diferente modelos y tipos de secadoras que te harán la vida más fácil, es por eso que vamos a explicarte los tipos a continuación:

  • Secadoras de evacuación: Fueron las primeras, son muy sencillas y son las más económicas. No condensan el calor, calientan el aire mediante resistencias y lo pasan donde se encuentran las prendas, sacando la humedad de esta al exterior. El mantenimiento que requiere reside en limpiar los filtros, mucho menos que en otros tipos. En cuanto a las contras tiene varias, la primera es que requiere un mayor gasto energético debido entre otras a los programas que suele tener y tienen que estar ubicadas sí o sí en un lugar con bastante ventilación.
  • Secadoras de condensación: Son un poco mejor que las primeras, calientan el aire de igual manera mediante una resistencia eléctrica, lo pasan al habitáculo de a ropa, y por último con la diferencia de que extraen la humedad a través de un intercambiador condensándola y recogiéndola en una bandeja. En cuanto a precio son asequibles y proporcionan un mejor secado de la ropa, además también se pueden ubicar en cualquier lugar de la casa. El agua que sobra puede ser reutilizada para regar y el mantenimiento es igual de sencillo que las de evacuación.
  • Secadoras de bomba de calor: Teniendo un funcionamiento similar a las segundas, aunque aquí ya no actúan las resistencias, haciendo esa faena el condensador de la bomba de calor, además, la condensación de la humedad la realiza el evaporador, el proceso es bastante parecido al de un deshumidificador. De entrada no son las más económicas pero con el tiempo acabarás ahorrando dinero porque son con diferencia las secadoras de bajo consumo que necesitas, ya que tienen un ahorro energético hasta 3 veces superior a las demás. El secado ya no es que sea mejor sino que al no tener resistencias tiene un mejor trato con la ropa.

Seguro que encuentras tu secadora de condensación con bajo consumo.

¿Cómo funciona una secadora?

El funcionamiento general de la secadora es muy similar al de lavadora, ya que tienen unos programas que podríamos llamar casi idénticos.

La ropa se tiene que secar según temperatura, normalmente en el etiquetado suelen aparecer recomendaciones para un secado óptimo. Son alta, media o baja dependiendo de la prenda.

Algo esencial a la hora de poner una secadora en marcha es revisar los filtros atrapa pelusas incrustados en la parte superior, que mueven el aire desde la parte trasera izquierda hacia la parte trasera derecha. Un ventilador aspira aire fresco y lo pasa por un elemento de calefacción, dirigiéndolo hacia el tambor para después soplar aire húmedo.

Si el filtro lo tienen ubicado en el frente mueven el aire desde la parte trasera hacia el frente, un ventilador también aspira aire fresco y lo pasa por un elemento de calefacción, sin embargo el aire húmedo es bajado y después soplado por el escape.

Las secadoras utilizan sensores que miden la temperatura del aire y la humedad de la carga.

Sistemas de secado

Tenemos varios sistemas de secados con diferentes impactos en las prendas.

  • DampDry: Usa simplemente un reloj automático para operar durante el tiempo especificado, en este sistema no se detecta la temperatura del aire de salida ni la humedad, por lo que es muy posible que las prendas pueden secarse en exceso o no lo suficiente.
  • AutoDry: Es más preciso, ya que utiliza un termostato para sentir la temperatura del aire mientras este sale de la secadora, las cargas húmedas inicialmente producen aire fresco y húmedo, a medida que aire caliente pasa a través de la carga, la temperatura de salida se eleva. El termostato limita la temperatura de la carga y evita el sobrecalentamiento fácilmente al accionar el elemento de calefacción o de ignición encendiéndolo o apagándolo, el proceso se repite hasta que el nivel de secado es alcanzado.
  • AccuDry: Incluye tecnología 6th sense con un segundo sensor para mejorar el cuidado de la prendas y optimizar el tiempo de secado, lo cual lo convierte en la perfecta secadora de ropa de bajo consumo. En este caso los sensores de humedad son utilizados para detectar el nivel de humedad de la carga, las tiras de sensores en el interior del tambor proveen retroalimentación cada vez que una prenda de la carga pasa rozando, a medida que la carga se seca, se detecta menos humedad, los sensores y el termostato trabajan en conjunto para determinar el tiempo del ciclo utilizando menos energía y evitando el secado en exceso
  • XpertDry:  Es el más avanzado ,en el cual se reemplaza el termostato por un termistor, que realmente mide la temperatura del aire de salida y controla el elemento de calefacción, ademas un control electrónico monitorea la lectura de la temperatura del termistor y la humedad detectada por las tiras con sensores, este control es mas preciso y puede reaccionar con una mayor rapidez, mejorando su desempeño con base a las lecturas de temperatura y humedad que obtiene.

Desde los esenciales hasta los mas avanzados programas, logran una cantidad de beneficios para las prensar y un gran ahorro de energia.

Consejos para elegir una secadora

Ahora vamos a darte unos consejos que seguro te van a ir de perillas, es posible que no te haya quedado claro todavía qué secadora escoger, pero no te precupes ya que vamos a intentar sacarte de dudas ahora mismo.

Para comenzar lo primero que debes preguntarte es cuales son tus circunstancias, si es necesario ten a mano un papel y un boli y enumeralas. Ten en cuenta principalmente el presupuesto del que dispones y la disposición de tu horas, tanto espacio como ventilación.

Metiendonos de lleno en las secadoras las principales características a tener en cuenta son:

  • Capacidad: Es un factor parecido al de una lavadora y va a depender en gran medida del número de personas que sois en casa y por lo tanto de los kilos de ropa que vas a introducir. Elige siempre una secadora con más capacidad que la lavadora, ya que es una buena referencia sobretodo si acertaste con esta y además porque a diferencia de esta en la secadora introduces la ropa mojada, lo cual es un extra de peso.
  • Presupuesto: Si has llegado a este punto ya deberías tener claro cuanto quieres gastarte. Es esencial que tengas en cuenta el consumo que va a tener la secadora que escojas, no todo es la inversión inicial y a veces tienes que pensar un poco a largo plazo porque puedes llevarte sorpresas. Por otro lado si la compras online o la pides en tienda para que la lleven a casa fíjate en los gastos de envío e instalación, que muchas veces no son baratos.
  • Dimensiones e instalación: Hay secadoras que tienen ciertos requisitos a la horade inslatarla como por ejemplo que el habitáculo tenga ventilación o unas dimensiones determinadas. Por ejemplo si la secadora es de evacuación tendrás que sacar un tubo y si es de condensación un desagüe.
  • Falsos mitos: Existen leyendas urbanas que dicen que se estropea la ropa al meterla al secador, sí que es cierto que hay algunos tejidos que no debes introducir, pero en la mayoría existen programas que tratarán las prendas sin problema alguno.
  • Otros: Si tienes niños o incluso animales (los hay que son muy listos), puedes tener en cuenta que la puerta de la secadora venga con protección. Si eres de los que sale mucho puedes verificar que tenga alguna función para programar el secado. También si eres descuidado las hay que te pueden avisar de que tienes que limpiar los filtros o si eres muy perfeccionista puede que te venga bien un programa antiarrugas.
verifyserptrade