Saltar al contenido

Cómo limpiar el lavavajillas de manera natural

lavavajillas sucio

Si la llegado a este artículo es porque quiere rescatar a su lavavajillas de una muerte lenta y dolorosa y proporcionarle una segunda vida limpiándolo a fondo. No obstante, si desistes y quieres comprar uno nuevo, te dejo aquí esta estupenda guía sobre cómo elegir adecuadamente un lavavajillas de bajo consumo.

Un lavavajillas en perfectas condiciones es un lavavajillas más eficaz! Para conocer si es necesario que su lavavajillas esté limpio, debes tener en cuenta los olores desagradables cuando se abre la puerta y el estado general del lavavajillas una vez lavada la vajilla. ¿Ves depósitos de piedra caliza, restos de detergente, restos de comida o reflujo? Su aparato está sucio sin duda. Sigue nuestros simples y contundentes consejos para limpiar tu lavavajillas de una forma más natural.

Desinfección rápida del lavavajillas

Un mantenimiento periódico de su lavavajillas hace posible la descalcificación de éste.

cal en lavavajillas
Calcificación del lavavajillas

Modo de empleo

Echar seis cucharadas de ácido cítrico o dos tazas grandes (unos 250 ml) de vinagre blanco en el recipiente del lavavajillas.

A renglón seguido, enciende el aparato en reposo.

Una vez finalizada la limpieza, es posible utilizar el lavavajillas con normalidad.

Limpieza en profundidad de su lavavajillas

Si tu lavaplatos está demasiado sucio, limpialo a conciencia con los siguientes pasos:

  1.  Desconectar el lavavajillas y quitar todas las piezas que se puedan desmontar.
  2.  Limpiar los brazos de lavado frotándolos con un paño limpio o una esponja humedecida con agua caliente y un poquito de líquido de lavavajillas.
  3. Frotar el filtro con un cepillo o pincel duro impregnado de agua caliente y unas cuantas gotas de líquido lavavajillas para quitar cualquier rastro de comida que lo atasque.
  4. Retirar la junta de la puerta y limpiarla con una esponja bien limpia impregnada de vinagre blanco, sin olvidar el canalón de recepción de la junta.
  5. Vaciar el lavavajillas con seis cucharadas de ácido cítrico o dos tazas grandes (unos 250 ml) de vinagre blanco.

Una vez realizada esta limpieza, se puede utilizar el lavavajillas con total normalidad.

Mantenimiento cotidiano de un lavavajillas

Existen algunas cosas que se pueden hacer para garantizar que la limpieza de un lavavajillas no se convierta en una odisea:

Dejar el lavavajillas abierto cuando no se esté usando para que se pueda ventilar. Esto evitará también la aparición de malos olores y la presencia de moho. No obstante, si el aparato huele mal, puedes encontrar consejos para quitar el olor del lavavajillas.
No olvides que debes limpiar el filtro y la parrilla de tu electrodoméstico con líquido lavavajillas. Luego enjuagar con agua limpia. Hazlo con la mayor frecuencia que puedas!
Con un trapo húmedo, frota las cuchillas y la junta del lavavajillas si todavía no están muy sucias.

Otros consejos

Enciende la aspiradora con vinagre blanco (de dos a cuatro litros) para la limpieza, desinfección y eliminación de las calcificaciones. No vaciles en repetir la operación unas cuantas veces al año si tu agua es muy turbia.

Los cristales de soda son poderosos desengrasantes. Eliminarán las acumulaciones de grasa de las tuberías, lo que quitará los malos olores y hará que el agua drene mejor.

Para hacer esto, es muy sencillo, echa tres cucharadas de cristales de soda en el lavavajillas y vacíalo.

Soda en lavavajillas

El ácido cítrico, además de ser un súper desincrustante, es totalmente natural y biodegradable. Precaución: Evitar salpicar la ropa con este producto, ya que puede estropearla.

Vierta seis cucharadas de ácido cítrico en el recipiente del lavavajillas y vacíalo.