Saltar al contenido

Calefactores bajo consumo

¿Estás buscando alternativas para calentar tu habitación, baño o cocina, sin instalaciones y que sean rápidas? pues estás en el lugar correcto ya que tenemos lo que andas buscando, sí, los calefactores de bajo consumo baratos.

Los mejores calefactores de 2018

Tipos de calefactores

Existen varios tipos de calefactores, y antes de lanzarte a comprar uno deberías saber cuales son, ya que según tus necesidades tendrás que optar por la mejor opción.

  • Calefactor: Es el calefactor por defecto, el de toda la vida. Calienta de forma eficiente entornos pequeños, por ejemplo una habitación de tamaño estandar o un baño. Tienen una placa de resistencia que se encarga de propagar el calor gracias a un panel en su parte delantera. Esto se hace mediante un flujo directo a la gente o muebles.
  • Calefactor cerámico: Es algo distinto al anterior, y es que mediante el paso de la corriente eléctrica por unos alambres incrustados en placas de cerámica da como resultado que se genere calor. Es un método que da resultados muy rápidos y compactos, y es que el calor se propaga de igual manera por todo el habitáculo. La principal ventaja de este sistema es que es muy eficiente y bastante más seguro que el de los calefactores tradicionales, regula el aire que expulsa gracias a un sensor que capta la temperatura, por lo que se convierte en un gran aliado si estás buscando calefactores de bajo consumo. Dentro de los modelos cerámicos tambén se pueden encontrar otros subtipos como calefactores de pared, verticales o compactos, aunque esto ya depende más de la ubicación que se le quiera dar.
  • Calefactor industrial: Son aparatos bastante potentes que se suelen usar en sitios ajenos a la vivienda (a no ser que vivas en un castillo). Están preparados para funcionar perfectamente en garajes, naves industriales y lugares parecios. También tienen un extra de seguridad y es que vienen preparados contra la humedad e incluso directamente contra el agua, a esto se le suele llamar IP-44, que no es más que un indicador de que el electrodoméstico está preparado contra estos elementos.
calefactor ceramico bajo consumo
Calefactor cerámico

¿Dónde colocar los calefactores?

Para empezar este electrodoméstico no es algo que debes usar como fuente de calor principal en una casa, ya que está diseñado para calentar pequeñas habitaciones, o como mucho algo un poco más grande.

  • Baño y cocina: Como se ha comentado al principio estas dos estancias entrarían dentro de lo que es algo “pequeño”, algo asó como una habitación de entre 5 y 15 metros cuadrados. Para estas dos se puede optar por un calefactor tradicional. Cuanto más específico para zonas húmedas mejor, ya que en estos dos lugares vas a tener que lidiar con ella en gran medida.
  • Dormitorio: Este lugar de la casa es un ejemplo perfecto para usar un calefactor de bajo consumo. En un dormitorio podrías optar por un calefactor cerámico ya que tiene más resistencia y es ideal, sobretodo para que el sueño sea placentero y evitar ruidos, emplearlo con el fin de calentar antes de entrar a dormir.
  • Talleres, garajes o naves: Aquí entra en juego el calefactor industrial o como también se le llama calefactor de taller. Este aparato es de uso específico para estos entornos y estarías desperdiciando potencia si le das un uso parecido al de los otros calefactores. Ya se ha comentado anteriormente, pero podrás trabajar de forma segura con cualquier líquido y es que cuenta con protección contra salpicaduras y contra el hielo. Los modelos más avanzados incluso indican si la temperatura baja de los cincos grados, lo cual activa el modo antihielo.

Consejos para conocer al calefactor de tu vida

Lo primero y más importante aunque parezca una tontería es ser consciente de que estás usando un aparato eléctrico, y como tal se deben seguir uas pautas. De todas formas no debes alarmarte, ya que hoy en día vienen súper preparados contra cualquier problema de seguridad que puedan tener, aun así es bastante importante que:

  • Venga con una rejilla que cubra la salida de calor.
  • Tenga sistema de autoapagado. Nadie desea que se queda enchufado por un olvido, las consecuencias económicas u otros problemas derivados que puedan aparecer podrían fastidiarte el día, la semana o el mes.
  • Si al tocar el calefactor para manipular algún programa o cualquier función que tenga te quemas, no dudes en devolverlo, no deberías ni siquiera sentir demasiado calor, lo normal es que la superficie del calefactor debe estar tibia con el aparato en marcha.
  • Asegurate de que tenga estabilidad, no querrás que se caiga al suelo y acabe apuntando a una superficie demasiado cercana. Que sea fácil de manejar, es decir, que venga con los accesorios necesarios para los usos que tenga.
  • El cable de corriente requiere cuidados. Si eres de los que guarda el calefactor con el cable de cualquier manera luego no te quejes si te dura menos.
  • Un metro  de distancia como mínimo. Así es lo alejados que deberían estar otros objetos del calefactor, ya que se podrían llegar a quemar. No te confies porque el objeto en si sea una maceta o unos calzoncillos, cualquier cosa puede quemarse. No obstante, esta regla también se aplica para los baños. Si estás duchándote o usando el agua mantenlo a más de un metro de distancia. Además debes tener las manos secas y no ir descalzo si lo vas a manipular.
  • No cubras el calefator. Parece una obviedad, pero no serías la primera persona que tiene un problema por esto.

calefactor de baño

¿Cómo calcular la potencia de un calefactor?

Se parte de una altura de dos metros y medio desde el suelo hasta el techo y 80 watios por cada metro cuadrado si la habitación está muy bien aislada, si no lo está puede llegar perfectamente hasta los 120 watios de potencia. Con los datos anteriores sólo te queda tener en cuenta la superficie total del habitáculo.

Se van a exponer una serie de valores que se pueden tener como referencias aproximadas. También se debe tener en cuenta la zona donde se vive, no es lo mismo un lugar de costa que uno de montaña.

  • 15 metros cuadrados: La potencia del calefactor podría oscilar entre los 1200 y los 1500 watios.
  • 25 metros cuadrados: El consumo aquí ya empieza a ser bastante grande, se puede llegar hasta los 3000 watios.
  • 40 metros cuadrados: Obviamente este lugar sería una nave o un garaje y se debería utilizar un calefactor industrial. El consumo llega perfectamente hasta los 4000 watios.